Vuelos para San Valentín

Buscador Vuelos

San Valentín, díselo con flores

San Valentín es un día que se celebra con flores, sobre todo con rosas rojas; con bombones o con joyas; con cenas  románticas y con noches en hoteles especiales. El 14 de Febrero es la gran fiesta del amor. Sea cual sea el lugar del mundo en el que te encuentres, el día de San Valentín se celebra con la misma intensidad en todas partes.

San Valentín es sinónimo de amor, enamoramiento y felicidad y, como tal, hay que celebrarlo.

Cupido y las flechas del amor

Se desconoce con exactitud los orígenes de la fiesta del amor. Son diversas las teorías del por qué el día de San Valentín es la jornada elegida. Unos datos nos llevan a la antigua Roma para contemplar cómo ya desde entonces se adoraba al dios griego del amor Eros y al que los romanos llamaban Cupido.

Otra teoría nos habla de la persona de San Valentín. Se trataba de un sacerdote cristiano que vivió en el Siglo III en  Roma. En aquel momento en Roma no estaba permitido que los soldados en activo se casaran. No podían casarse alegando una mayor entrega al ejército romano.

Fue San Valentín, contra todo pronóstico, quien se dedicó a casar a los soldados, en la clandestinidad. Por ello fue ejecutado por orden del  Emperador Claudio.

Otra teoría sobre San Valentín es la que se baraja en los países nórdicos. En estos países se decantan por la propia naturaleza. Es en esta fecha cuando los pájaros se emparejan y aparean por lo que demuestran el amor entre ellos.

Sea  cual sea el origen de la fiesta de San Valentín lo cierto es que hoy en día se celebra en todo el mundo, desde Estados Unidos y Canadá a China pasando por España, Brasil, Argentina o Francia.

Amanece el día de San Valentín y muchos enamorados esperan ser correspondidos ese día. Las flores llegan a la floristería para ser preparadas y ser vendidas por el día de San Valentín. Las rosas rojas son, por antonomasia, las flores que se regalan en el día de San Valentín.

Los bombones y chocolates son también típicos este día de San Valentín. Hoy hay tiendas especializadas en chocolate que hacen las delicias de los golosos. 

Puede que el día de San Valentín recibas en tu casa o en tu oficina un envase de chocolates en una gran caja de latón decorada para la ocasión. En este caso, sólo puedes caer rendido a los pies del que te lo haya regalado.

Otra forma de celebrar el día de San Valentín es regalar a tu pareja una cena romántica en la ciudad dónde vivas. Las velas y el champán no pueden faltar a esta cita.

Un viaje, el mejor regalo para San Valentín

Un fin de semana en alguna ciudad romántica también puede ser el regalo de San Valentín.

París es por excelencia la ciudad del amor. Puedes pasear por los Campos Elíseos el San Valentín o subir a la Torre Eiffel para contemplar París desde las alturas.

No es menos romántico pasear por la Quinta Avenida de Nueva York y pasar el día de San Valentín en Central Park.

Otra capital europea que se puede visitar este día de San Valentín es Praga. Puedes pasear por las calles empedradas de la ciudad vieja y contemplar el Reloj Astronómico de la plaza. Si cruzas el Puente de Carlos con tu pareja y te acercas a ver la Iglesia de Tyn tendrás un día de San Valentín inolvidable.

Puedes finalizar el día de San Valentín en el Teatro Nacional de Praga, disfrutando de una ópera y cenando en uno de los restaurantes que hay a las orillas del río Moldava.

Sea cómo sea y lo celebres cómo lo celebres, lo importante es tener a alguien con quien compartir el día de San Valentín.