Vuelos para Día de la Reina en Amsterdam

Buscador Vuelos

El Día de la Reina, lo mejor de Ámsterdam

El Día de la Reina en Ámsterdam es una increíble oportunidad para disfrutar de una escapada espectacular con tu pareja, familia o amigos. Durante este día festivo Ámsterdam se convierte en una explosión de colorido ya que todos sus habitantes se lanzan a las calles para compartir lo mejor de sus costumbres y sus productos. Podrás deleitar a tu paladar con las exquisitas cervezas de la zona, probablemente las mejores del mundo, así como sus archiconocidos quesos y sus exquisitos vinos.

Ámsterdam y sus alrededores ofrecen además paisajes naturales espectaculares, como sus cultivos de tulipanes o los inmensos diques que contienen los embates del mar. Alquilar una bicicleta y recorrer sus numerosos senderos cicloturísticos es una experiencia sin igual. Pero lo mejor para disfrutar de todas estas maravillas es que aproveches la celebración del Día de la Reina, en que toda la ciudad se viste de gala tanto para sus propios vecinos como para los visitantes como tú.
 

 
 

Una tradición cambiante

El Día de la Reina en Ámsterdam resulta increíblemente colorido y bonito pero no debes olvidar que la celebración no se restringe a dicha ciudad. Esta festividad se celebra con gran efusividad en todo el territorio de los Países Bajos aunque, claro está, te recomendamos que lo vivas en Ámsterdam, por ser la ciudad más importante y turística.

El Día de la Reina se celebra cada año en Ámsterdam y todo el país como homenaje a la Reina Juliana. Esta tradición se inició en 1885 con motivo del cumpleaños de la Princesa Guillermina. En aquellos días la festividad se llamaba el Día de la Princesa. La fecha de celebración ha ido cambiando con los tiempos para relacionarla con algún evento significativo de la vida de la Reina del momento. Así, en la actualidad, la fecha se fija el 30 de abril para hacerla coincidir con el día en que la Reina Beatriz fue coronada en 1980.
 

Diversión a raudales

El Día de la Reina es esa jornada en que los holandeses, por lo general serios y circunspectos, se ‘sueltan la melena’ y lo dan todo en sus calles buscando la diversión y un pequeño cambio de aires para romper con sus rutinas diarias.

El trasfondo de la celebración es infantil y político a partes iguales durante buena parte del día, con desfiles que protagonizan los niños, concursos de canciones patrióticas y bailes tradicionales, así como mercadillos callejeros y actuaciones de todo tipo por todo el centro que, además, se engalana para la ocasión con el color naranja del país. Como detalle, mencionar que al ambiente que se vive ese día en la ciudad tiene incluso un nombre propio: la ‘locura naranja’. El Día de la Reina en Ámsterdam hay que vivirlo aunque sea una vez en la vida.
 

Ámsterdam te lo ofrece todo

La ciudad de Ámsterdam parece querer desembarazarse de los tópicos que se le llevan atribuyendo durante años. En la actualidad, el barrio rojo y los coffee shops ya no son aquellos lugares míticos de antaño sino que se han integrado con muchísima naturalidad en la vida de la ciudad y ahora los puedes visitar sin ningún problema y con gran seguridad.

El Aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol se encuentra a tan sólo 15 kilómetros de la ciudad y en cuestión de minutos podrás llegar al casco urbano y a tu hotel. Recuerda que el centro de la ciudad está cerrado al tráfico, pero tu taxi no tendrá problemas en dejarte muy cerca de tu alojamiento.

Por lo demás, el Día de la Reina en Ámsterdam te ofrece fotos de postal en sus canales, exquisitas tablas de quesos en sus muchas tabernas o restaurantes y, como no, una selección de cervezas del país que difícilmente podrás encontrar en ningún otro lugar del mundo. Para muchos, por variedad y calidad son las mejores cervezas que se pueden beber. Aunque no te guste demasiado no puedes venirte de Ámsterdam sin probar alguna, aunque sea por curiosidad.