Volar embarazada

Buscador Vuelos

Consejos a seguir antes del vuelo

Lo primero es que tu ginecólogo/a te autorice a volar, no te lo va a recomendar si tienes pérdidas de sangre, tu embarazo es de riesgo o tienes que guardar reposo.
Algunas compañías tienen señalada una fecha tope en la que puedes viajar en avión.  Vueling hasta la 36, Iberia y Air Nostrum no ponen fecha límite. American Airlines hasta la semana 38,y esto ha ido cambiando. Te recomiendo preguntar en la compañía que vas a volar y llevar un certificado del médico de cuantas semanas estas.

El vuelo y el embarazo no son para nada incompatibles.
Los arcos de seguridad del aeropuerto son completamente inocuos para el bebé no temas por eso.

Si no tienes los típicos síntomas los primeros meses de mareos, vértigos, vómitos, puedes volar sin problemas. Si los tienes mi experiencia me dice que si te encuentras mal en el suelo, en el aire estarás el doble de mal. También cabe decir que, los mareos y los vértigos se pueden acrecentar con los cambios de altitud del avión.
Si por el contrario estas bien y te permiten volar, puedes hacerlo sin ningún miedo desde el primer mes.
 

Ya en el avión

Mis consejos es que más que nunca debes beber mucho,  agua y zumos (nada con gas) durante el vuelo, comer poco pero frecuentemente, llevar algo de comida en los vuelos largos por sí te ofrecen algo que no puedas comer a bordo, que no te apetezca o no te siente bien.
Complacer los antojos en el aire es muy difícil así que si llevas días que te apetece siempre un flan después de comer ... Llévatelo !!
También es muy recomendable diría que casi imprescindible llevar unas medias de compresión (de descanso) las hay para embarazadas, las venden en farmacias. Con lo que se hinchan las piernas y tantas horas sentada, con las piernas en la misma postura es lo que mejor viene para que el retorno de sangre de los pies al corazón. Si es un vuelo largo date paseos, beber mucho es lo mejor así estarás siempre hidratada y no te quedará más remedio que ir muchas veces al baño, elige siempre el que este más lejos de tu asiento.

Casi todos los auxiliares de vuelo lo saben y te lo ofrecerán pero si no, pide una almohada para colocártela entre la tripa y el cinturón de seguridad. Así en caso de frenazo porque no se produzca el despegue o turbulencias o un aterrizaje algo más brusco el metal del cinturón no impactará contra tu bebé.

Gemma, piloto de aerolínea  que ha volado a Palma de Mallorca, Oviedo, Londres, Paris,  Isla Mauricio y Nueva York estando embarazada.