Volar con comida a bordo de un avión

Buscador Vuelos

Viajar con comida

Es muy normal, que por no echar de menos esos alimentos tan nuestros o porque queramos hacer un regalo, llevemos alimentos en nuestro equipaje. Pero, al loro!, que no es algo que se pueda hacer en todos los países ni en la cantidad que queramos.
Son muchas las restricciones al respecto y os las contamos a continuación.

Dentro de la unión europea: Cualquier alimento que se haya manufacturado dentro de la Unión Europea, ya sea cárnico o lácteo, se puede llevar hasta cierta cantidad. Pero antes de correr ningún riesgo, es mejor revisar la normativa vigente en las fechas cercanas a nuestro vuelo. Dado que con las constantes modificaciones legales al respecto o por una posible restricción puntual sobre algún elemento, harán que la normativa genérica, deje de tener validez.

Fuera de la unión europea: La normativa es muy clara al respecto. Es ilegal viajar en avión con alimentos en el equipaje, tanto el de mano como el facturado.
Y como la norma habla de ilegal, ello comporta que si nos la jugamos e intentamos pasar un control aduanero con alimentos, corremos el riesgo de o pagar una multa considerable o incluso, llegar a un proceso judicial por incumplimiento de ley.

En países donde la seguridad es algo muy importante, como EE.UU. , Canadá, Australia o china, los controles policiales están muy bien preparados. Escáneres para maletas, perros adiestrados o personal policial cuya única función es abrir equipajes y revisar hasta el último de los calcetines, son algunos de los métodos que emplean.
Es por ello que, si en uno de estos controles, nos encuentran comida, seremos sometidos a un exagerado interrogatorio. Dependiendo de nuestras respuestas, pueden interpretar que hemos intentado burlar la ley y será entonces cuando tendremos un serio problema.

En definitiva, que no merece la pena empezar las vacaciones con problemas ante la autoridad del país que visitemos, por un poco de jamón o unas naranjas. Mejor degustemos los manjares de la gastronomía que vayamos a visitar, siempre vigilando, sobretodo de no beber agua que no sea embotelladla. Evitemos también el comprar comida en puestos ambulantes de dudosa procedencia, la seguridad alimenticia es algo muy muy serio.