Síndrome de la clase turista

Buscador Vuelos

Síndrome de la clase turista:

De síndromes hay muchos y cuando oímos o leemos al respecto, nos puede llegar a parecer muy complejo. Es por eso, que queremos explicaros que es y cómo se puede evitar el síndrome de la clase turista, de una manera llana y más fácil de entender.

¿Qué es el síndrome de la clase turista?
Se empezó a detectar a principios de los años 90, en pasajeros que habitualmente, realizaban viajes largos de avión en clase turista.
Es básicamente, el riesgo de sufrir una trombosis venosa o una saturación sanguínea, debido a la falta de movimiento físico durante muchas horas.

Riesgos reales del síndrome de la clase turista
La falta de movimiento prolongado, sumado a la deshidratación que sufrimos todos cuando vamos en avión, puede provocarnos severos mareos cuando nos levantemos. Así mismo, corremos el riesgo de sentir hinchazón en las extremidades o ya fuera del avión, sentir rampas en las piernas.  
También podríamos llegar a sufrir desorientación o falta de memoria al despertarnos después de muchas horas durmiendo en un avión.

¿Cómo evitar el síndrome de la clase turista?
La recomendación básica en los vuelos largos, es dar paseos por el pasillo del avión. Llevar ropa cómoda, no usar cinturones que ciñan mucho la cintura, usar calcetines sin gomas para que la circulación en las piernas sea más fluida.
Beber agua a menudo, aun no teniendo sed, para no deshidratarse. Y si queremos dormir, intentar tomar una postura cómoda, donde brazos y piernas no estén cruzados para así no ejercer presión. La circulación sanguínea es vital para no sufrir la trombosis venosa de la que hablábamos al principio.

Como consejo, es recomendable acudir al médico si sufrimos problemas de circulación sanguínea o de hipertensión. Nadie mejor que un facultativo, nos guiara sobre que pasos seguir o que medicación tomar antes del vuelo, para reducir los posibles síntomas de la síndrome de la clase turista.
También, en lo que a consejos sobre que hacer durante el vuelo para no “atrofiarse”, no dudéis en preguntar a la tripulación que atienda vuestro vuelo. Los auxiliares de vuelo, están preparados para responder vuestras dudas y os explicarán qué y cómo hacer para que el vuelo sea más llevadero.