Peligro de volar con niebla

Buscador Vuelos

Volar con niebla

La niebla, puede provocar grandes peligros en el vuelo. No afecta a la navegación aérea, cuando los aviones ya están en el aire, pero es un obstáculo para el despegue o el aterrizaje ya que las tripulaciones necesitan tener un contacto visual que garantice estas las operaciones sin riesgo. La niebla es, en realidad, una nube baja formada por el mismo proceso de condensación de la humedad, pero se le llama niebla cuando está colocada físicamente muy cerca de la superficie terrestre.

En el caso de la maniobra de aterrizaje, este contacto se establece cuando el avión llega a estar a una altura, denominada “altura de decisión”, y evitar que el piloto realice un aterrizaje fallido.
Su valor está fijado por las autoridades responsables de la seguridad del tráfico aéreo, que prescriben igualmente un valor mínimo de la visibilidad o, más exactamente, del alcance visual en pista. Estos dos valores varían en cada aeropuerto.

Actualmente, el desarrollo de las instalaciones de radio-guías, hacen que estas sean mucho más precisas, tanto en tierra como a bordo de los aviones, y permite bajar los mínimos. La altitud de decisión puede ser bajada a 30 metros y el alcance visual en pista puede establecerse en menos de 500 metros.

En España, es habitual que encontremos niebla en el aeropuerto de Madrid Barajas y en el de Barcelona El Prat, es más raro pero también pasa.
Debemos confiar en el buen hacer de los profesionales que controlan el tráfico aéreo desde las torres de control y en la pericia de los pilotos.
Unos y otros están entrenados para trabajar con estas adversas condiciones meteorológicas, y no debemos temer si se autoriza a despegar o a aterrizar.
Queremos dejar muy claro que cualquier maniobra de rodaje en tierra, como de despegue o aterrizaje, está autorizada tanto por torre como por el piloto. Esto quiere decir que no se va a hacer nada que ponga en riesgo las vidas humanas y que si un piloto no ve claro el poder aterrizar, no le temblará el pulso en pedir ser desviado a otro aeropuerto. Igual pasará en caso de los torreros, no dudarán en desviar el tráfico aéreo para no crear una innecesaria situación de riesgo entre aeronaves que se aproximan a un aeropuerto.
como siempre os decimos, no carguéis contra el personal si sufrís un desvío, ellos serán los primeros afectados por ver alterados sus horarios y planes de vuelo. Estarán igual de molestos que cualquiera de los pasajeros a bordo.