Limitaciones electrónicas durante el vuelo

Buscador Vuelos

El porqué de las limitaciones electrónicas a bordo.

Todos los que hemos volado alguna vez, y seguro que los que no también, sabemos de las limitaciones de uso de aparatos electrónicos varios, en un avión.
No es una medida más impuesta por las compañías, ni en los vuelos de largo radio donde algunas de ellas, ofrecen teléfono a bordo, previo un elevado pago. Es debido a una normativa mundial de seguridad, para evitar interferencias con los sistemas electrónicos de vuelo. Estos equipos, son muy sensibles a las ondas electromagnéticas, y si cuando nos acercamos a un altavoz escuchamos ruidos, haceros una idea de cómo puede llegar a ser de peligroso, una interferencia en pleno vuelo.
Con la evolución de la tecnología, no solo los móviles emiten interferencias. Tabletas, agendas electrónicas, reproductores de música, ordenadores o consolas portátiles, aunque con menos potencia también pueden llegar a afectar. Es por eso que, una vez en altitud de crucero y con buena meteorología, los equipos de entretenimientos son permitidos siempre que estén con el “modo avión” activado.

Los pilotos controlan el despegue, la altitud y velocidad de crucero, y el aterrizaje, con la ayuda de dispositivos electrónicos. Dichos dispositivos, envían y reciben señales de radio hacia y desde la Tierra, así como de un conjunto de satélites, con los cuales mantiene constante comunicación. Entre esos sofisticados dispositivos de control, destaca un transmisor que envía ininterrumpidamente a los ordenadores del Control de Tráfico Aéreo en Tierra, la posición que va llevando el avión, segundo a segundo, en cualquier punto donde éste se encuentre volando.
Para controlar la posición y altitud del avión, los pilotos cuentan con un GPS qué está conectado con, al menos, 4 satélites. Para saber la posición de otras aeronaves cercanas, los aviones llevan instalado un radar y para completar todo el sistema de seguridad, las comunicaciones por radio son frecuentes.

Todos estos aparatos de posicionamientos y control de vuelo, son pre programados en tierra antes del vuelo. Es por eso que si un teléfono está encendido desde que el avión cierra las puertas, al recibir una llamada, las ondas podrían hacer variar los cálculos de ruta y con ello causar un error de posicionamiento en el radar y en el peor de los casos una colisión entre aeronaves.

Para la seguridad de todos, tener mucho cuidado con los teléfonos móviles a bordo. No es ninguna broma, un piloto explicó que algo tan simple como una indicación errónea de la temperatura del aceite, hizo volver el avión a plataforma con el consiguiente retraso innecesario.