El Jet Lag

Buscador Vuelos

El Jet Lag

El jet lag es una descompensación horaria producida principalmente cuando viajamos a destinos muy lejanos y por tanto con otro horario, a veces, totalmente opuesto al nuestro.
Ello puede producir trastornos de sueño o de apetito, con las consecuentes molestias de adaptación. Los síntomas más habituales cuando sufrimos estos trastornos son, Irritabilidad, confusión o apatía general.
Cada cuerpo es único y por tanto el jet lag, no afecta a todos por igual. Con los consejos que os damos a continuación, esperamos que vuestro próximo cambio horario, sea lo más llevadero posible.

·         Descanso: es importante ir bien descansado antes de un viaje largo. Si el viaje es hacía el oeste y despegamos de día, seguramente también aterrizaremos de día. Es recomendable dormir durante el vuelo con una cómoda almohada para así llegar descansados a destinos y aprovechar lo que quede de nuestro primer día.

·         Bebida: Hay que descartar del todo el alcohol y la cafeína para no alterar más aun nuestro organismo. Así mismo, es recomendable beber mucha agua ya que en un avión se tiende a la deshidratación.

·         Comodidad: Durante el vuelo, para “engañar” a nuestro cuerpo y dormir más fácilmente, usar tampones para reducir el ruido y un antifaz para no notar la luz tanto del avión como la exterior.
Usar ropa cómoda, descalzarse y no prolongar los momentos de estar sentado si no podemos dormir, también ayudará a sentirnos mejor.

·         Adaptación en destino: Lo más fácil por complejo que pueda ser a veces, es adaptarse a la luz solar. Ello quiere decir que si amanecemos cuando sean, por ejemplo, las 8 de la mañana, aunque hayamos dormido poco, nos servirá para dormir mejor la primera noche. Así mismo, comer a la hora local aunque sean pocas cantidades si no tenemos hambre hará que el cuerpo se adapte también el nuevo horario.
Hay quien recurre al deporte como método para mantenerse despierto y cansar el organismo de día para así estar cansado y poder dormir toda la noche.

Por último, si la vuelta la hacemos de oeste a este y tenemos la suerte de despegar al anochecer, la adaptación al horario de “casa” sería casi pan comido. Dormiremos todo el vuelo nocturno si todo va bien y aterrizaremos sobre el medio día con lo que estaremos recién levantados y será como un día más de nuestra rutina.

Felices vuelos!