Dormir en un avión

Buscador Vuelos

Consejos para dormir en un avión

Hay quien tiene la suerte de poder dormir a pierna suelta ahí donde pueda ponerse cómodo. Pero para los que no tenemos esa facilidad y bien sea por el ruido o por la luz artificial, dormir fuera de horas nocturnas o fuera de una cama, nos cuesta bastante, tenemos una serie de consejos para poder conciliar el sueño a 10.000 metros de altitud.

  • Minimizar el ruido: Bien sea recurriendo a tapones que podemos encontrar en cualquier farmacia, bien sea con orejeras diseñadas para reducir el ruido envolvente, el tener los oídos tapados es fundamental para conciliar el sueño en un sitio ruidoso como es un avión. Pasajeros que hablan, niños que gritan o lloran o los motores a plena potencia, dificultan el poder dormir.
  • Reducir la luminosidad: Hay quien con unas gafas de sol ya consigue dormirse reduciendo bastante la luz envolvente. Pero para sentir oscuridad total al cerrar los ojos, lo más cómodo en un avión son los antifaces. De hecho viene incluido en el kid de viaje que algunas aerolíneas entregan a sus pasajeros en vuelos de larga duración.
  • Relajación: Básico para descansar. Ponerse música chill out, bajo los cascos que reducen el ruido, hará que nuestro cuerpo se relaje más fácilmente. Así mismo, esa música hará que nuestro sueño sea más placentero y profundo.
  • Escoger asiento de ventanilla: Básico si queremos dormir. Primero porque podemos apoyar la cabeza en el hueco de la ventanilla si no tenemos una almohada y segundo porque el resto de pasajeros de nuestra fila, no nos interrumpirán el sueño si quieren salir al pasillo.
  • Ropa y abrigo: Para dormir cómodos en un espacio reducido como es un avión, lo mejor es dormir lo más cómodamente posible. Zapatos que no compriman muchos los pies para facilitar la circulación sanguínea y ropa que no sea muy ceñida es lo más adecuado.
    Si sois muy frioleros, llevar con vosotros una pequeña manta. En los aviones suele hacer frío debido al aire acondicionado.
  • Alimentación: No tomar ningún alimento muy pesado antes del vuelo, hará que no sintamos pesadez de estómago y conciliemos el sueño más fácilmente.
    También hay el truco de tomar un caramelo justo cuando ocupemos nuestro asiento, dicen que ayuda a relajarse.
    Como hemos dicho en otros consejos al respecto, la hidratación a bordo es fundamental. Siempre hay que beber agua antes de embarcar y sobretodo si el vuelo es largo y pretendemos dormir varias horas.
  • Medicación: Por último, nuestro mejor y más serio consejo, es que no recurráis a medicinas, por naturales que sean, que sean inductores del sueño.
    No olvidéis que vais a bordo de un avión, el cual puede tener algún percance que haga que los pasajeros deban colaborar a la hora de la evacuación.
    Si por lo que sea, hay que hacer una evacuación de emergencia, ir “drogado” hará que reaccionéis más lentamente y es lo último que debe ocurrir en caso de emergencia.

Después de estos consejos, solo nos queda desearos, felices y placenteros sueños.