Cinturón de seguridad en los aviones

Buscador Vuelos

El cinturón de seguridad:

Muchos se preguntan para qué sirven los cinturones de seguridad en un avión. Parecen una tontería o que no nos pueden salvar la vida en caso de incidencia, pero a la práctica, es todo lo contrario.
A continuación, os explicaremos la importancia que tienen los cinturones de seguridad de los aviones.

Cuando estemos en nuestro asiento y mientras esperamos a que se termine el embarque, debemos localizar nuestro cinturón y atarlo a nuestra cintura. La recomendación es que en las fases de despegue y aterrizaje, la sujeción del cinturón sea lo más fuerte posible.
Ante cualquier duda, la tripulación os puede guía en la colocación y sujeción, sobretodo en la demostración de seguridad, ya que es lo primero que explican.
Para los pasajeros que vuelan con niño pequeños, existen cinturones especiales, que hay que solicitar a la tripulación en el momento del embarque.

Ya en el aire, cuando los pilotos apaguen la señal de cinturones, lo normal es que oigamos muchos “clacks” que indican que muchos pasajeros se desabrochan el cinturón. ERROR!!! Jamás y os lo decimos como consejo de seguridad, se debe de desabrochar el cinturón mientras estemos sentados en nuestra asiento. El mejor ejemplo que os podemos explicar, es que los pilotos, no se desabrochan los cinturones, a excepción, lógicamente, de deban abandonar momentáneamente la cabina.

¿Por qué no hay que desabrocharse el cinturón?

El mayor riesgo en pleno vuelo, son las turbulencias. Existen casos reales de pasajeros que han sufrido severas contusiones o incluso conmociones cerebrales, causados por fuertes golpes durante las turbulencias.
Hay que tener en cuenta, que a veces los pilotos no pueden saber si se pasará por una zona concreta de turbulencias. Al fin y al cabo, una turbulencia la genera una corriente de aire, con lo que en días de buena meteorología, es difícil determinar dónde pueden haber turbulencias.  La recomendación que os dirá cualquier auxiliar de vuelo, es que durante el vuelo, os aflojéis el cinturón sin llegar a desabrocharlo.
 

No queremos poneros el miedo en el cuerpo, pero hay un caso real de una descompresión explosiva causada por la rotura de una sección del fuselaje en un vuelo entre las islas de Hawái. Todos los pasajeros llegan vivos a destino, gracias a que todos llevaban el cinturón abrochado y con daños más o menos severos, no hubo que lamentar víctimas. En una descompresión explosiva, cualquier pasajero u objeto que no esté sujeto, sufrirá una succión hacía el exterior del avión.